Uno de los grandes protagonistas del verano y de nuestras vacaciones es el marisco. El gambón, las zamburiñas o la gamba son 3 de nuestros productos estrella más demandados ya que apetece comerlos frescos del mar y en buena compañía.

Debido a las altas temperaturas en verano es de vital importancia tener mayor prudencia y cuidado con la conservación de los mariscos, estos deben mantenerse siempre fríos. Los mariscos deben consumirse en su mejor estado. Para ello, se consideran tres indicadores importantes: olor, color e imagen. Es necesario evaluarlos todos para lograr un consumo seguro.

Los mariscos son unos grandes aliados de una dieta saludable, ya que son ricos en proteínas, bajos en calorías y aportan una gran cantidad de hierro y calcio. Además, resultan ser una excelente alternativa para incorporarlos en nuestra dieta al menos 2 veces por semana, en cualquier temporada del año. El verano es buena temporada para comer mariscos, basta con ir a lugares que tengan una buena reputación o sean ampliamente recomendados.

El gambón, el favorito del verano

Como aperitivo ideal en verano os proponemos el gambón. Este puede ir acompañado de limón, mayonesa u otras salsas; lo puedes preparar a la plancha con un toque de sal; a la parrilla, asado o frito. ¿Con qué te animas tú?

El gambón se caracteriza por su color rojizo y por ser uno de los más apreciados por los profesionales y aficionados al marisco, por su sabrosa carne y textura firme. Se le conoce también como “gamba langostinera” o “langostino austral”. Además, este tipo de marisco es un alimento con un alto valor nutritivo y un bajo contenido graso. Y en cuanto a las vitaminas cabe destacar su gran aporte en vitamina B12.

Si quieres comprarlo debes tener en cuenta unos datos: el caparazón debe ser brillante, resistente y crujiente y, la parte que le une a la cabeza, no debe aparecer ennegrecida.

Las zamburiñas, el manjar gastronómico

De aspecto similar al de la vieira o concha de peregrino, las zamburiñas son un marisco muy popular en la zona de Galicia. A diferencia de la vieira, su tamaño es notablemente inferior y destaca por ser una carne tierna y fina. Además, su aporte en proteínas y la inexistencia de grasas hacen que este alimento sea idóneo para nuestra dieta.

Podemos considerar las zamburiñas todo un manjar gastronómico y las puedes preparar de diferentes maneras, desde un guiso, al horno o con un sofrito. Lo ideal es comerlas recién hechas ya que su sabor será más intenso y su carne más jugosa.

Un clásico, la gamba

Otros de los reyes que debemos tener en cuenta, es la gamba. A muchos de nosotros con tan sólo oír su nombre ya se nos hace la boca agua. Y es así por muchas razones, la gamba tiene un exquisito sabor,  y una finísima y elegante textura.

Su alto contenido en yodo y minerales, hacen de la gamba un alimento con muchas propiedades beneficiosas para nuestro organismo. Ayuda a regular los glóbulos rojos y es una gran fuente de proteína. ¡Sorprende a los tuyos y prepara desde un salteado, o una ensalada o un exquisito caldo!

gambas

Ficha técnica

  • Dificultad: fácil
  • Raciones: para 2 – 4 personas

Ingredientes

1kg de zamburiñas

2 dientes de ajo

Jugo de limón

5 cdas de AOVE

Hojas de perejil picado

Vino blanco seco

Sal en escamas

Preparación

  1. Limpiar las zamburiñas, retirando los restos de arena que pueda tener. Abrir con la ayuda de un cuchillo, por la mitad y utilizaremos solo la concha que tiene la carne.
  2. Retirar la arena y las membranas del color oscuro. La concha debe quedar limpia. Nuestros expertos en pescadería te pueden ayudar con todo este proceso. Pasar por agua fría hasta que queden blancas y solo se vea la carne y el coral.
  3. En un vaso para triturar añadir, los dientes de ajo, el zumo de limón, el perejil, un chorrito de vino blanco y el aceite de oliva.
  4. Debe quedar una salsa muy fina. Verter esta salsa sobre las zamburiñas antes de cocinarlas. Y reservar un poco para después.
  5. Poner la plancha a fuego medio alto y colocar las zamburiñas, primero por el lado de la concha durante 2 minutos. Pasado este tiempo dar la vuelta y cocinar otro par de minutos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X