La primera Maison de Champagne presenta un eco-packaging que combina perfectamente la silueta emblemática de la botella distintiva de la Maison con la integridad del gusto Ruinart, que se conserva hasta su degustación #Ruinart

Al revolucionar el embalaje, Maison Ruinart pone su rol de líder al servicio del desarrollo sostenible: donde una gran caja de regalo tenía sentido en el pasado, un estuche totalmente reciclable compuesto de fibras de madera 100% naturales es más adecuado hoy en día. La innovación sostenible de Second Skin ensalza el retorno a la naturaleza y lo natural: su objetivo es reducir los residuos y reciclar materiales sin desnaturalizar la experiencia o el gusto. Un homenaje directo a las Crayères, la caja de papel minimalista presenta una superficie sedosa pero texturizada que evoca las bodegas históricas de la Maison en Reims.

Sugiere un nuevo gesto, a la vez que una materialidad disruptiva y una estética que reflejan un compromiso con el art de vivre consciente.

Ruinart ha convertido el desarrollo sostenible en una fuente de innovación: una fuerza impulsora de la creatividad.

“El cambio climático ya está ocurriendo en los viñedos. El terroir de Champagne es la fuente de la excelencia de nuestros vinos: tenemos la responsabilidad de proteger y preservar este entorno natural.” FREDERIC PANAIOTIS, Jefe de Bodega, Maison Ruinart

Innovación necesaria

Una innovación sin precedentes en el embalaje; Second Skin destaca por su enfoque disruptivo y ambientalmente responsable. Es el resultado de dos años de diálogo entre los equipos de Maison Ruinart y sus socios de fabricación, Pusterla 1880 y James Cropper.
Juntos, enfocaron sus esfuerzos en encontrar un material que resolviera dos desafíos tecnológicos:

El primer desafío fue hacer que la caja fuera impermeable a cualquier luz que pudiera alterar el vino, especialmente con botellas de vidrio transparente. El papel por sí solo no era una protección suficiente para filtrar todas las ondas de luz. Se desarrolló una nueva técnica para enriquecer la mezcla de celulosa con un óxido metálico natural, que reforzó la opacidad al agregar una capa protectora.

El segundo desafío fue asegurar que el nuevo eco-packaging pudiera proteger el vino hasta el momento de la degustación, al tiempo que era resistente a los usos de servicio (incluido el contacto con el agua) sin deteriorarse. Adaptado a la conservación refrigerada, Second Skin incluso mantiene su integridad durante varias horas cuando se almacena en un cubo de hielo.

Ruinart perpetúa su definición de l’art de vivre a través de un nuevo conjunto de gestos.

En total, se necesitaron siete prototipos para llegar a esta caja de papel pulpada, que embellece los contornos de la botella al tiempo que preserva la integridad del sabor de Ruinart.

Maison Ruinart ensalza un epicurismo actualizado que une a las personas, los terruños y el savoir-faire, donde los buenos productos, la estética y el humanismo son los pilares de un arte de vivir esencial.

Tal es el compromiso de Ruinart con los artistas contemporáneos. Atento a los problemas de la época, la Maison apoya tanto a artistas célebres como a talentos emergentes cuyo enfoque, ya sea más enfáticamente ecológico, inventivo, humanista o resistente, inaugura una nueva era creativa.

Ya en 1896, Maison Ruinart fue la primera marca en contratar a un artista, Alphonse Mucha, para crear un cartel publicitario para sus vinos.

En la última década, los artistas internacionales seleccionados para reinterpretar los códigos de la Maison están comprometidos con causas ambientales: como el diseñador holandés Piet Ein Eek (2O13), que creó piezas con restos de madera, el artista chino Liu Bolin (2018) que defendió el savoir-faire de los trabajadores locales, o el artista inglés

David Shrigley (2020), cuyas gouaches resaltan cuánto le deben los humanos a la naturaleza.

En Reims, la instalación artística Retour aux sources (2019), del dúo Mouawad Laurier, vincula la innovación, la creatividad y la sostenibilidad, ilustrando el cambio climático en Champagne para los espectadores.

Destacar los talentos emergentes es un elemento básico de la Maison. Ruinart se ha asociado con NEW INC, la incubadora artística del New Museum en Nueva York, mientras usa Instagram para una curación artística altamente creativa. También lanzó el Prix Maison Ruinart en 2O18: cada año, ofrece una residencia artística a un fotógrafo emergente en el corazón de Champagne.

Hoy, la experiencia artística de Ruinart incluye pensar en el futuro y está especialmente en sintonía con la sostenibilidad

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X