Con la llegada del invierno y la bajada de las temperaturas, los resfriados acechan a nuestro organismo. En esta época del año, empezamos a notar algunas molestias en la garganta, algo de tos, estornudos, etc. ¡Eso significa que empiezan los resfriados! Por ese motivo, es muy importante cuidar nuestras defensas.

Para que puedas prevenir estos resfriados, os dejamos una serie de remedios caseros que puedes prepararte en tu casa de fácil elaboración, y puedes encontrar todos los productos en nuestras tiendas Sanchez Romero.

4 remedios caseros para los resfriados

Alimentos con Vitamina C

Para fortalecer el sistema inmunológico, la vitamina C es ideal porque ayuda al cuerpo a combatir los resfriados. Podemos consumir frutas con alto contenido en vitamina C como la naranja, la mandarina, o el kiwi y también hortalizas como los pimientos, el brócoli, la coliflor o las espinacas. ¡Cárgate de vitaminas este invierno!

La cebolla para la tos

Este remedio tradicional, consiste en partir una cebolla por la mitad, añadirle un poco de azúcar y agua para que sude más y colocarla al lado de la cama. En su composición la cebolla tiene una reacción química con el aire, que genera vapores y gracias a ellos y su composición, se puede disfrutar de un analgésico natural para la garganta, que calma la irritación, hidrata las mucosas y permite respirar mejor.

onion

Infusión de limón y miel

Un remedio tan simple como eficaz. La infusión de limón y miel alivia tanto la infección de garganta, la irritación, como el picor que produce la tos. Es tan fácil como calentar agua, añadirle el zumo de medio limón y unas cucharaditas de miel. Se puede tomar esta bebida varias veces al día, hasta que las molestias que sientas en la garganta vayan disminuyendo.

Infusión

Jengibre para el resfriado

Otro remedio casero perfecto para combatir el resfriado es la infusión de jengibre con miel y limón. Esta nos ayudará a eliminar toxinas y al ser una bebida antiséptica, limpiaremos nuestros pulmones y bronquios.

Jengibre

 Es mejor prevenir que curar

La clave está en la prevención basada en adquirir hábitos saludables y en prácticas que te expongan lo menos posible a las bacterias o a los virus que causan los resfriados, una enfermedad muy común en invierno. A continuación, ¡os dejamos algunas recomendaciones para que las tengáis en cuenta!

  • Mantener buenos hábitos de alimentación. Apostar por alimentos que sean fuente en vitamina A, C y D, ricos en Omegas y antioxidantes como las verduras, la fruta, las hortalizas, los frutos secos, pescado, huevos e infusiones naturales.
  • Mantener hábitos de higiene saludables como lavarse las manos con frecuencia, toser y estornudar cubriéndote la boca, y no compartir utensilios como platos, vasos o cubiertos.
  • Evitar los cambios bruscos de temperatura. Las extremas temperaturas alteran nuestras defensas, por lo tanto, lo recomendable es mantener un clima no muy caliente, eso nos ayudará a regular nuestros mecanismos.
  • Hacer ejercicio en nuestro día a día es una manera de aumentar nuestras defensas.
  • Utilizar la ropa adecuada. Aconsejamos vestirse por capas, esto te permitirá adaptarte a todos los climas a los que estés expuesto.

El frío es un factor que puede influir en nuestro estado de ánimo, por eso es muy importante intentar mostrar siempre una actitud positiva y evitar situaciones de estrés.

Así que, recuerda: ¡Al mal tiempo, buena cara!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X