• Cazuela de bacalao con tomate y aceitunas negras

El bacalao es una de las fuentes de proteínas más sana que se conoce, ya que contiene menos de un 3 % de grasa de alta calidad, omega-3 y es rico en oligoelementos.

A nivel nutricional, destaca por ser una excelente fuente de vitaminas (sobretodo vitaminas del grupo B, vitamina A, D y E), así como minerales (potasio, fósforo, zinc, magnesio, selenio y sodio).

Además de la abundancia de yodo que se puede encontrar en este pescado, es beneficioso para nuestro metabolismo, ya que regula el nivel de energía así como el  colesterol. También ayuda a procesar los hidratos de carbono, fortalecer el cabello, la piel y las uñas.

El bacalao es un pescado blanco sumamente adecuado y beneficioso dentro de una dieta variada, saludable y equilibrada. Para sacarle el máximo partido, es muy importante la técnica culinaria aplicada, por eso en Sánchez Romero hemos preparado esta receta tan sencilla, para que puedas aprovechar todos sus beneficios en cualquier fecha del año.

La tradición de Cuaresma y Semana Santa

En muchos hogares persiste la costumbre de hacer una dieta con menos carne y productos grasos durante la Cuaresma y Semana Santa, por lo que pescados como el bacalao, los guisos y potajes son los platos principales de  estas fechas.

El bacalao es un pescado muy versátil que puede encontrarse habitualmente fresco o en salazón. En este último caso es necesario desalarlo antes de cocinar, dejándolo en remojo durante 24 horas en agua fría, cambiando el agua cada 8 horas aproximadamente.

Puede prepararse desmigado en tortilla o buñuelos, en ensalada o bien en guisos como la purrusalda, el bacalao con garbanzos o al pil-pil. En este caso te proponemos una receta tradicional de cazuela ligera y muy sencilla.

Cazuela de bacalao con tomate y aceitunas negras

Ficha técnica

  • Dificultad: media
  • Tiempo de elaboración: 40 minutos
  • Raciones: para 4 personas
  • Calorías/ración: 325 kcal
  • Alérgenos: Pescado

Ingredientes

4 lomos de bacalao fresco limpio

2 cebollas pequeñas o 1 grande

2 dientes de ajo

½ pimiento rojo

½ pimiento verde

2 tomates grandes

Aceite de Oliva Virgen Extra

Sal

Pimienta

Un par de trocitos de chocolate para decorar (opcional).

200 gr. de aceituna negra

Preparación

  1. Empezamos preparando un sofrito con un poco de aceite de oliva Virgen Extra, la cebolla y los ajos muy picados. Cuando la cebolla esté transparente, añadimos los pimientos bien picados y dejamos sofreír. Salpimentamos y dejamos que pochen.
  2. Mientras, hervimos agua y en ella escaldamos los tomates para quitarles la piel. Los troceamos y reservamos.
  3. Una vez cocinadas las verduras del sofrito, incorporamos el tomate, dejando reducir unos 10 minutos.
  4. Mientras tanto, ponemos una gota de aceite en una sartén o plancha y marcamos el bacalao por ambas partes, primero por la parte de la piel.
  5. Retiramos las verduras y las pasamos por la batidora, para aportar una textura más ligera.
  6. Añadimos la salsa a una cazuela e incorporamos las aceitunas y el bacalao.
  7. Dejamos que termine de cocinarse unos 8 minutos para que se integren todos los sabores.
  8. Retiramos del fuego y dejamos reposar unos minutos antes del emplatado.

Para servir esta receta te proponemos utilizar pequeñas cazuelas de barro, ya que conservan muy bien el calor. Al estar hechas de un material poroso, eliminan el exceso de agua, concentrando los sabores y mejorando la consistencia de las salsas. Además, presentando tu guiso en estas cazuelas le dará un toque tradicional a este plato tan propio de la Semana Santa.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X